Artículo sin valoraciones 
Este artículo sólo existe en formato electrónico

Comunicaciones orales

C-12. ¿Cómo comen nuestros niños en verano?

Autores:

González Torroglosa MCa, Ariza Sánchez MLb, Bertholt Zuber MLc, Izquierdo Herrero Fd, Alberola López Se, Andrés de Llano JMf

aMIR-Pediatría. Complejo Asistencial de Palencia. Palencia. España.
bMIR-Pediatría. Complejo Asistencial de Palencia. Palencia. España.
cPediatra. Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Santander, Cantabria. España.
dPediatra. CS Jardinillos. Palencia. España.
ePediatra. CS de Jardinillos. Palencia. España.
fServicio Pediatría. Complejo Asistencial Universitario de Palencia. Palencia. España.

Referencia para citar este artículo:

González Torroglosa MC, Ariza Sánchez ML, Bertholt Zuber ML, Izquierdo Herrero F, Alberola López S, Andrés de Llano JM. C-12. ¿Cómo comen nuestros niños en verano?. Rev Pediatr Aten Primaria. Supl. 2011;(20):e27.

Publicado en Internet: 18/11/2011


Introducción. Los hábitos dietéticos infantiles están influidos por las características sociales y de organización familiar. El verano supone un cambio, con menos rutinas.

Objetivo. Conocer las características de la alimentación infantil durante las vacaciones.

Material y métodos. Se realiza un muestreo consecutivo de niños que acuden a consulta en los centros de salud de Aguilar de Campoo y Jardinillos (Palencia) en julio y agosto. Se reclutan 69 niños de 6-14 años. Se realiza una encuesta de alimentación durante cuatro días. Se analiza la información obtenida para energía, principios inmediatos, vitaminas y minerales. Se realizaron análisis de t de Student y U de Mann-Whitney.

Resultados. Se ajustaron los valores de la ingesta por edad, sexo y actividad física. Se han comparado con las ingestas recomendadas para todas las variables.

No se encontró diferencia para la ingesta calórica global (p = 0,9). Oligoelementos: se encontraron diferencias por exceso en fósforo, magnesio, hierro y selenio (p < 0,0001), por defecto en yodo (p < 0,0001), y no en zinc (p = 0,1). Vitaminas: se encontraron diferencias por exceso en vitaminas B1, B2, B6, B12, niacina, vitamina C, ácido pantoténico, biotina, vitamina K (p < 0,0001), vitamina A (p = 0,023) y por defecto en vitamina D (p = 0,006), vitamina E (p < 0,0001) y no en ácido fólico (p = 0,2). La ingesta de fibra ha sido de 17 ± 5 g.

Se realizaron comparaciones para las variables según zona rural o urbana. Se encontraron diferencias para magnesio (p = 0,042), vitamina B1 (p = 0,026), fibra (p = 0,033) y porcentaje de calorías procedentes de la grasa (p = 0,045), con valores mayores en el medio rural.

Conclusiones. La alimentación en vacaciones se ajusta en aporte calórico a las recomendaciones, aunque se han encontrado diferencias respecto a las ingestas recomendadas para numerosas variables.


Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.

ISSN 2174-4106  Publicación Open Acess, incluida en DOAJ, sin cargo por publicación.

Política de Privacidad | Mapa Web | Copyright 2021 Lúa Ediciones 3.0 | Contacto