Artículo sin valoraciones 

Notas clínicas

Tumoración torácica en tiempos de pandemia

Autores:

Cenzano Ruiz Sa, García de Ribera MCb

aMIR-Pediatría. Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Valladolid, España.
bPediatra. CS Rondilla II. Valladolid. España.

Correspondencia: S Cenzano . Correo electrónico: sheilacenzano@gmail.com

Referencia para citar este artículo:

Cenzano Ruiz S, García de Ribera MC. Tumoración torácica en tiempos de pandemia. Rev Pediatr Aten Primaria. 2022;24:57-9..

Publicado en Internet: 15/03/2022

Resumen:

Los linfangiomas son neoplasias benignas que se diagnostican principalmente en la infancia. Suelen localizarse en la cabeza, el cuello y la axila, siendo infrecuente su aparición en la pared torácica. La primera prueba que debe realizarse es la ecografía de la lesión. Una vez establecido el diagnóstico, existen varios abordajes terapéuticos: expectante, escleroterapia y resección quirúrgica. Se presenta el caso de una niña de 6 años que consulta por una tumoración torácica durante la pandemia por COVID-19, efectuándose el diagnóstico de linfangioma quístico torácico gracias a la atención telemática y la teleconsulta con atención hospitalaria.

Palabras clave: Telemedicina. Pandemia por coronavirus . Linfangioma quístico .


INTRODUCCIÓN

La situación actual de pandemia por COVID-19 ha supuesto una modificación en la asistencia sanitaria: prima la atención telefónica y telemática sobre la presencial, dado el alto riesgo de contagio que existe en los centros sanitarios. Ante estos cambios resulta fundamental disponer de una plataforma segura para el intercambio de información con los pacientes, con el fin de garantizar una correcta atención, así como potenciar la teleconsulta con atención hospitalaria1,2.

CASO CLÍNICO

Niña de 6 años que consultó de forma telefónica durante la pandemia en el punto de atención continuada (PAC) por aparición de una tumoración blanda de 2-3 cm, dolorosa a la palpación, en la región torácica dorsal izquierda de varios días de evolución. No referían cambios de coloración, traumatismos previos, aparición de fiebre u otra sintomatología de interés. Desde el PAC recomendaron observación y seguimiento por su pediatra de Atención Primaria, quien contactó telefónicamente con la familia en las siguientes 24 horas. La madre refería persistencia del dolor a la palpación y que la lesión había cambiado de color, tornándose violácea. Dada la situación de pandemia por COVID-19, se ofreció la posibilidad de enviar por correo electrónico imágenes de la tumoración con el fin de realizar una mejor valoración. Tras visualizar las imágenes, en las que se objetivó una lesión sobreelevada, violácea, de aproximadamente 3,5 cm, en la región torácica dorsal izquierda (Fig. 1), se contactó telemáticamente con Radiología Pediátrica para solicitar una ecografía de partes blandas a ese nivel. Dicha prueba se realizó a los 10 días de la aparición de la lesión. En ella se observaron hallazgos compatibles con linfangioma quístico (Fig. 2). Se consiguió que ese mismo día fuera valorada por Cirugía Pediátrica, donde objetivaron una celulitis asociada, pautaron tratamiento antibiótico oral y programaron una revisión en un mes para valorar la necesidad de intervención quirúrgica.

Figura 1. Tumoración torácica
Figura 1. Tumoración torácica

Figura 2. Ecografía compatible con linfangioma quístico
Figura 2. Ecografía compatible con linfangioma quístico

Durante todo el proceso se realizó un seguimiento estrecho por vía telemática, y en las imágenes enviadas por correo electrónico se observó la disminución progresiva del tamaño de la lesión, con mejoría de la coloración y resolución de la infección asociada; además, referían disminución del dolor. Dada la buena evolución clínica de la paciente se decidió, de forma conjunta, continuar el tratamiento conservador. Se produjo la resolución del cuadro en los controles sucesivos.

DISCUSIÓN

Los linfangiomas son neoplasias benignas de origen vascular que ocurren predominantemente en la infancia (el 80% se diagnostica antes de los 6 años)3. En la mayoría de los casos la lesión se localiza en la cabeza, el cuello o la axila, siendo poco frecuente su aparición en la pared torácica4. Morfológicamente se clasifican en tres tipos: linfangioma simple (pequeños vasos linfáticos de paredes finas), linfangioma cavernoso (vasos linfáticos de pequeño tamaño con capas conectivas entre ellos de grosor irregular) y linfangioma quístico (grandes espacios linfáticos macroscópicos con revestimiento de colágeno y músculo liso)5. La aparición de síntomas depende de la localización, el tamaño y la compresión de las estructuras adyacentes, siendo en ocasiones asintomáticos4. La primera prueba diagnóstica que debe realizarse es la ecografía, pudiendo en caso de duda solicitar una resonancia magnética o una tomografía computarizada4,6. En función de la edad del paciente, la clínica, el tamaño y la localización de la lesión existen varios abordajes terapéuticos: expectante, conservador con sustancias esclerosantes o quirúrgico7.

En nuestro caso la paciente es diagnosticada mediante ecografía de linfangioma quístico de pared torácica y presenta además celulitis asociada, por lo que se pauta, en primer lugar, tratamiento antibiótico oral. Tras la resolución de la infección se opta por un manejo expectante, dada la escasa clínica de la paciente; presentó una evolución favorable sin precisar, por el momento, tratamientos más agresivos, como la cirugía.

En este caso, cabe destacar además la importancia de la atención telemática (envío de imágenes por correo electrónico) en el diagnóstico de la paciente, puesto que en la primera consulta en el PAC no se pudo orientar correctamente el caso, al realizarse la asistencia exclusivamente por vía telefónica. La teleconsulta con atención hospitalaria permite agilizar las citas presenciales y unificar las de varios especialistas en un solo día.

Por tanto, resulta fundamental, dada la situación actual de pandemia por COVID-19, mejorar las herramientas que permitan realizar una correcta asistencia no presencial, complementando las llamadas telefónicas con una plataforma segura para el intercambio de información con los pacientes, dotando a los ordenadores de las consultas con cámaras y potenciando la consulta telemática con atención hospitalaria1,2.

CONFLICTO DE INTERESES

Las autoras declaran no presentar conflictos de intereses en relación con la preparación y publicación de este artículo.

ABREVIATURAS

PAC: punto de atención continuada.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Albañil Ballesteros MR. Pediatría y COVID-19. Rev Pediatr Aten Primaria. 2020;22:125-8.
  2. Suárez Vicent E, Gorrotxategi PJ, Sánchez Pina C, Villaizán Pérez C, Cenarro Guerrero MT, Cantarero Vallejo MD, et al. Propuesta de abordaje y organización de las consultas de Pediatría de Atención Primaria en la pandemia por SARS-CoV-2 (otoño-invierno 2020-2021). Rev Pediatr Aten Primaria. 2020;22:241-50.
  3. Espinosa Arévalo M, Fernández Álvarez MB, Pérez Pedrosa A, Rodríguez Álvarez D. Linfangioma quístico mesentérico: a propósito de un caso de abdomen agudo. Rev Pediatr Aten Primaria. 2012;14:e1-e4.
  4. Rius JM, Maraña A, De la Osa A, Fernández P, Martínez JA, et al. Linfangioma quístico de la pared torácica en pediatría y tratamiento esclerosante. Acta Pediatr Esp. 2017;75:e48-e51.
  5. Gimeno M, Colomar P, González I, Ollero JM. Aspectos clínicos y morfológicos de los linfangiomas infantiles: revisión de 145 casos. An Esp Pediatr. 1996;45:25-8.
  6. Romeo V, Maurea S, Mainenti PP, Camera L, Aprea G, Cozzolino I, et al. Correlative imaging of cystic lymphangiomas: ultrasound, CT and MRI comparison. Acta Radiol Open. 2015;18:1-4.
  7. Okazaki T, Iwatani S, Yanai T, Kobayashi H, Kato Y, Marusasa T, et al. Treatment of lymphangioma in children: our experience of 128 cases. J Pediatr Surg. 2007;42:386-9.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.

ISSN 2174-4106  Publicación Open Acess, incluida en DOAJ, sin cargo por publicación.

Política de Privacidad | Mapa Web | Copyright 2022 Lúa Ediciones 3.0 | Contacto