Artículo sin valoraciones 

Casos clínicos. Enfermedades infecciosas

¿Por qué se me inflaman las articulaciones?

Autores:

Librán Peña Aa, Martínez Badillo Cb, Centeno Robles MTc

aPediatra. CS Circunvalación. Valladolid, España.
bMIR-Medicina Familiar y Comunitaria. CS Circunvalación. Valladolid, España.
cPediatra. Rondilla 1. Valladolid. España.

Referencia para citar este artículo:

Librán Peña A, Martínez Badillo C, Centeno Robles MT. ¿Por qué se me inflaman las articulaciones?. Rev Pediatr Aten Primaria. Supl. 2021(30):123.


INTRODUCCIÓN

Las artritis es una causa frecuente de consulta en Pediatría. Se define como tumefacción articular o limitación de la movilidad con dolor. Se considera monoartritis infamación de una articulación y poliartritis de dos o más.

CASO CLÍNICO

Niña de nueve años que consulta por tumefacción y dolor de tarso izquierdo sin antecedente infeccioso ni traumático. Se realiza vendaje y se pautan antiinflamatorios no esteroideos con mejoría en 72 horas. No antecedentes personales ni familiares de interés. El mes siguiente presenta episodio de gastroenteritis aguda sin productos patológicos de 48 horas de evolución. Dos semanas después reconsulta por tumefacción en dorso de ambas manos (incluyendo articulaciones intrefalángicas) y ambos tarsos, asociando artralgias de rodillas.

No asoció en ningún momento fiebre ni febrícula, no cuadro catarral, no exantemas ni calor ni eritema a la exploración articular.

Desde Atención Primaria se solicita analítica sanguínea con proteína c reactiva de 31 mg/l, velocidad de sedimentación globular: 55 mm, inmunoglobulinas normales. Factor reumatoide, anticuerpos antinucleares y HLA-B27 negativos. Serologías víricas: citomegalovirus y virus de Epstein Barr negativos, parvovirus B19 IgM e IgG positivas.

Se deriva a consulta de Reumatología Infantil para completar estudio añadiendo Mantoux negativo. Se diagnostica de poliartritis vírica por parvovirus B19. Evoluciona favorablemente con desaparición completa de los síntomas tras un mes.

CONCLUSIONES

El diagnóstico diferencial de la poliartritis es muy amplio e incluye patología infecciosa (fiebre reumática, artritis reactivas tras infección por Salmonella, Shigella o Campylobacter; artritis víricas por parvovirus B19, Epstein Barr, citomegalovirus o rubeola), patología inflamatoria (artritis idiopática juvenil, lupus eritematoso sistémico, dermatomiositis juvenil), patología tumoral o falsas artritis (urticarias o púrpura de Schölein-Henoch). Son fundamentales la anamnesis y exploración física.

Entre un 3-12% de pacientes con artritis de reciente comienzo tienen una primoinfección por parvovirus B19.

Dicha primoinfección se manifiesta en forma de artralgias/artritis en el 50-60% de los casos de adultos (sobre todo mujeres jóvenes con hijos en edad pediátrica) pero solo en un 8% en los menores de 18 años. Puede ir acompañada de exantema y a veces ir precedida de cuadro catarral o fiebre.

La artritis típica suele ser simétrica y afectar a articulaciones de la mano (interfalángicas), muñecas, rodillas y pies. Suele remitir espontáneamente en tres semanas, pero en ocasiones cronifica.

En definitiva, la poliartritis aguda supone un reto diagnóstico. Dentro de las diversas etiologías los virus juegan un papel importante en el estudio.

CONFLICTO DE INTERÉS

Las autoras declaran no tener conflicto de interés relacionado con este estudio.


Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.

ISSN 2174-4106  Publicación Open Acess, incluida en DOAJ, sin cargo por publicación.

Política de Privacidad | Mapa Web | Copyright 2022 Lúa Ediciones 3.0 | Contacto