Artículo sin valoraciones 

Casos clínicos. Miscelánea

Vértigo y cefalea; no todo es aura migrañosa

Autores:

Salinas Salvador Ba, Romagosa Sánchez-Monge Ib, Moreno Sánchez Ac, Molina Herranz Dd, Antoñanzas Torres Ie, Bardella Gil Cf

aMIR-Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
bMIR-Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
cMIR-Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
dMIR-Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
eMIR-Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
fPediatra. CS Fuentes de Ebro. Zaragoza, España.

Correspondencia: B Salinas. Correo electrónico: belensalinassalvador@gmail.com

Referencia para citar este artículo:

Salinas Salvador B, Romagosa Sánchez-Monge I, Moreno Sánchez A, Molina Herranz D, Antoñanzas Torres I, Bardella Gil C. Vértigo y cefalea; no todo es aura migrañosa. Rev Pediatr Aten Primaria. Supl. 2022;(31): [en prensa]..


INTRODUCCIÓN

La relación entre vértigo y migraña es ampliamente conocida. Dentro de esta destaca la migraña vestibular como una entidad clínica propia diferente del aura vestibular (migraña basilar) y del vértigo posicional paroxístico. Su diagnóstico se basa en criterios clínicos (>5 episodios de síntomas vestibulares de 5 min-72 h y antecedente de migraña), ya que la exploración es normal en los periodos asintomáticos. La diferencia principal con el aura migrañosa consiste en que en estos pacientes el vértigo no suele comenzar inmediatamente antes de la cefalea y que su duración es menor. Esta patología suele responder al tratamiento con fármacos antimigrañosos, aunque la evidencia científica es escasa.

CASO CLÍNICO

Niña de 10 años, sin antecedentes de interés, que presenta cefalea frontal y opresiva asociada a mareos con sensación de giro de objetos. También refiere leve fotofobia y sonofobia sin otra sintomatología. Los episodios duran máximo 15 minutos y su frecuencia diaria aumenta progresivamente. En la exploración neurológica destaca, únicamente, cierta inestabilidad en el romberg. Ante aumento de los episodios se decide ingreso hospitalario donde se realiza TAC craneal y valoración por Oftalmología sin alteraciones. También es valorada por Otorrinolaringología que realiza exploración vestibular donde se observa un dudoso nistagmo vertical en la videonistagmografía, siendo el resto de la exploración normal. Ante episodios de vértigo, sin poder clasificarse de aura y cefaleas tipo migraña con exploración vestibular normal se diagnosticó migraña vestibular. La paciente evoluciona favorablemente, sin medicación, con Desaparición de la cefalea, pero persistencia de la sensación vertiginosa con episodios cortos de resolución espontánea en relación con el baño.

CONCLUSIONES

El diagnóstico de la migraña vestibular es esencialmente clínico, aunque para alcanzarlo es habitual descartar otras patologías con neuroimagen y exploración vestibular (esta última suele ser normal en los periodos asintomáticos). No existe consenso sobre su tratamiento, que suele consistir en evitar factores desencadenantes y fármacos antimigrañosos.

CONFLICTO DE INTERESES

Los autores declaran no presentar conflictos de intereses en relación con la preparación y publicación de este artículo.

ABREVIATURAS

TAC: tomografía axial computarizada.


Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.

ISSN 2174-4106  Publicación Open Acess, incluida en DOAJ, sin cargo por publicación.

Política de Privacidad | Mapa Web | Copyright 2022 Lúa Ediciones 3.0 | Contacto