Himen imperforado: una revisión de diez años

Autores:

Vilanova Fernández Sa, Roca Jaume Ab, Nieto del Rincón Nc, Mulet Ferragut JFd, Román Piñana JMe

cPediatra. Consultorios de Ugena y El Viso de San Juan. Illescas, Toledo. España.

Referencia para citar este artículo:

Vilanova Fernández S, Roca Jaume A, Nieto del Rincón N, Mulet Ferragut JF, Román Piñana JM. Himen imperforado: una revisión de diez años. Rev Pediatr Aten Primaria. 2003;5:563-570..

Publicado en Internet: 31/12/2003

Resumen:

El himen imperforado es una patología relativamente infrecuente, pero está presente en nuestro medio. En este trabajo se realiza un estudio retrospectivo de los 10 casos de himen imperforado diagnosticados desde 1992 al 2002 en nuestro hospital. La mayor parte de las pacientes fueron adolescentes, con presentación clínica inespecífica (abdominalgia y sintomatología urinaria), que en algunos casos dificultó el diagnóstico. El diagnóstico se basó en la anamnesis y exploración física, utilizándose como apoyo la ecografía abdominal. El tratamiento fue quirúrgico. Se hace una revisión de la literatura sobre el diagnóstico, tratamiento y sus complicaciones.

Palabras clave: Hematocolpos, Himen imperforado, Hidrocolpos.

25 (563) Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen V. Número 20. Octubre/diciembre 2003 Resumen El himen imperforado es una patología relativamente infrecuente, pero está presente en nuestro medio. En este trabajo se realiza un estudio retrospectivo de los 10 casos de himen imperforado diagnosticados desde 1992 al 2002 en nuestro hospital. La mayor parte de las pacientes fueron adolescentes, con presentación clínica inespecífica (abdominalgia y sintomatología urinaria), que en algunos casos dificultó el diagnóstico. El diagnóstico se basó en la anamnesis y exploración física, utilizándose como apoyo la ecografía abdominal. El tratamiento fue quirúrgico. Se hace una revisión de la literatura sobre el diagnóstico, tratamiento y sus complicaciones. Palabras clave: Hematocolpos, Himen imperforado, Hidrocolpos. Abstract Imperforate hymen is a relatively infrequent pathology, but it is present in our environment. In this work, a retrospective study of 10 diagnosed cases of imperforate hymen is made from 1992 to 2002 in our hospital. Most of the patients were teenagers, with non-specific clinical symptoms (abdominal pain and urinary symptoms), that in some cases made the diagnosis difficult. The diagnosis was based on anamnesis and physical exploration, using the abdominal ultrasound like support. Surgery was the treatment. A revision about diagnosis, treatment and its complications in medical literature is made. Key words: Hematocolpos, Imperforate hymen, Hydrocolpos. Himen imperforado: una revisión de diez años S. Vilanova Fernández*, A. Roca Jaume*, N. Nieto del Rincón*, JF. Mulet Ferragut**, JM. Román Piñana* *Servicio de Pediatría. **Servicio de Cirugía Pediátrica. Hospital Universitario Son Dureta, Palma de Mallorca. Rev Pediatr Aten Primaria 2003; 5: 563-570 Introducción El himen imperforado es un trastorno del desarrollo embriológico del himen. Aunque poco frecuente, es la anomalía obstructiva más común del tracto genital femenino. Su incidencia es aproximadamente del 0,1% de los recién nacidos de sexo femenino1, con dos picos de mayor incidencia: en la época neonatal y en la pubertad. El diagnóstico y corrección de esta patología es primordial para evitar complicaciones, entre ellas, la inflamación crónica de las trompas de Falopio por la retención de sangre (hematosalpinx) que puede provocar infertilidad2. Presentamos una revisión de los casos de himen imperforado recogidos en los últimos diez años en nuestro hospital. Material y métodos Se han revisado de forma retrospectiva, las historias clínicas de pacientes ingresadas, con diagnóstico de himen imperforado desde enero de 1992 a junio de 2002 en nuestro hospital. El acceso a estos datos se realizó a través de Servicio de Documentación Clínica del hospital. Los datos recogidos fueron: motivo de consulta, síntomas acompañantes, pruebas complementarias realizadas, tratamiento y complicaciones. Resultados Se encontraron 10 casos con diagnóstico final de himen imperforado. El rango de edades oscilaba entre 2 días de vida y 22 años, con una edad media de 14,8 años. Estas pacientes fueron derivadas al hospital generalmente desde el centro de salud, y en segundo lugar desde urgencias de pediatría. El motivo de consulta más frecuente fue la abdominalgia (todas refieren algún episodio de dolor abdominal periódico). Todas las pacientes adolescentes, manifestaron alteraciones menstruales, ciclos irregulares en una de ellas y amenorrea en el resto. Todas las recién nacidas presentaron como hallazgo exploratorio, masa en genitales. En la mayoría de los casos no se asoció ningún otro síntoma, salvo en ocasiones, clínica miccional o ginecológica. En el período neonatal no existieron síntomas guía (hallazgo casual en la exploración) (Figura 1). La duración de los síntomas osciló entre dos semanas y cuatro meses. La prueba complementaria más usada para el diagnóstico fue la ecografía abdominal (Figura 2). Se realizó sondaje vesical en 4 de las 10 pacientes para comprobar permeabilidad de la uretra (Figura 3). El tratamiento en todos los casos fue quirúrgico, mediante himeneotomía (Figura 4). Entre las complicaciones posterio- Vilanova Fernández S, et al. Himen imperforado: una revisión de diez años 26 (564) Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen V. Número 20. Octubre/diciembre 2003 Figura 1. Protusión genital. res al tratamiento destacaron la formación de un anillo himeneal con coitalgia, y retención urinaria. No se encontraron malformaciones asociadas en nuestro estudio (Tabla I). Discusión Aunque el himen imperforado es una patología poco frecuente, debe ser tenida en cuenta tanto en el período neonatal, como en las niñas puberales que presentan abdominalgia cíclica. El cuadro clínico es variable: en el recién nacido puede presentarse como un hallazgo casual en la exploración física, o como masa abdominal. En las adolescentes suele presentarse como un dolor abdominal cíclico y amenorrea primaria. En nuestra serie, el número de pacientes con diagnóstico de himen imperforado neonatal fue reducido, aunque probablemente se diagnosticaron y trataron otros casos directamente en la Planta de Maternidad, sin tener aún el recién nacido número propio de historia clínica que quedara registrado en Documentación. Los signos urinarios debidos a compresión (distorsión de la uretra, compresión ureteral) pueden ser el origen de una retención aguda de orina, de disuria, de infección urinaria y de hidronefrosis bilateral3-9. Vilanova Fernández S, et al. Himen imperforado: una revisión de diez años 27 (565) Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen V. Número 20. Octubre/diciembre 2003 Figura 2. Ecografía. Figura 4. Himeneotomía. Figura 3. Sondaje vesical. Vilanova Fernández S, et al. Himen imperforado: una revisión de diez años 28 (566) Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen V. Número 20. Octubre/diciembre 2003 Paciente (año) 1 (1990) 2 (1990) 3 (1996) 4 (1997) 5 (1998) 6 (1999) 7 (1999) 8 (2000) 9 (2001) 10 (2001) Edad 15 años 14 años 17 años 22 años 13 años 14 años 2 días 5 días 13 años 11 años Origen C. Salud Urgencias Ginecología Urgencias Pediatría C. Salud C. Salud C. Salud Planta Maternidad Otro hospital Urgencias Pediatría Urgencias Pediatría Motivo de consulta Dolor abdominal Dolor abdominal Dolor abdominal Imposibilidad de coito Dolor abdominal Dolor abdominal Protrusión de masa en genitales Protrusión de masa en genitales Dolor abdominal Dolor abdominal Síntomas acompañantes Dificultad miccional y defecar Polaquiuria Amenorrea ? Dificultad miccional ? ? Ureterohidrone- frosis izquierda Retención urinaria ? Pruebas Complementarias Ecografía abdomen Ecografía abdomen ? ? Ecografía abdomen ? ? Ecografía abdomen Ecografía TAC abd. Ecografía abdomen Tratamiento Cirugía laparotomía Cirugía Antibiótico Cirugía Cirugía Cirugía Cirugía Cirugía Cirugía Cirugía Cirugía Complicación ? ? ? Anillo himeneal ? ? ? ? ? ? Tabla I. Tabla de datos de los pacientes estudiados Otros síntomas descritos en la literatura son dolores lumbares, ciáticos, déficit sensitivo y motor de miembros inferiores, endometriosis pelviana, infección y adenosis vaginal9,10-12. El diagnóstico se fundamenta en una buena historia clínica y exploración física. Dentro de la exploración neonatal, es muy importante realizar una cuidadosa inspección genital. Igualmente, no ha de olvidarse dicha revisión, en la niña adolescente que presenta abdominalgia o/y amenorrea con un desarrollo de Taner IVV. En nuestra serie, 2 pacientes fueron diagnosticadas inicialmente de otras patologías (quiste de ovario, malformación urogenital compleja), por ausencia de una correcta exploración genital. Las pruebas complementarias nos ayudarán a confirmar este diagnóstico. La ecografía es la técnica de elección y es el primer paso para el diagnóstico diferencial y detectar posibles complicaciones o malformaciones asociadas. Se realiza abdominal, pero también podría ser útil transperineal o transrectal13, la cual se considera una excelente alternativa para el diagnóstico de hematocolpos a la ecografía transvaginal en los casos donde ésta no es fiable o es imposible. Se puede realizar el diagnóstico intraútero a través de ecografía1,14. Las calcificaciones peritoneales son una rara asociación del hidrometrocolpos, secundario a himen imperforado, entrando dentro del diagnóstico diferencial de calcificaciones peritoneales en niñas durante el período neonatal15. La resonancia magnética (RMN) y la tomografía se reservan para lesiones anatómicas complejas, donde la exploración física y la ecografía no son resolutivas o para planificar un tratamiento quirúrgico16-22. Las analíticas sanguíneas no aportan datos diagnósticos, pero se suelen solicitar como estudio preoperatorio. El himen imperforado se puede asociar a otras malformaciones del aparato genital femenino como malformaciones uterinas (hemiútero, ausencia de cuello uterino), y vaginales (agenesia vaginal, hemivagina, septum transversal vaginal24,25,26), y a malformaciones urinarias23 asociadas a las anteriores (en el 35- 90% de los casos), como agenesias renoureterales, duplicaciones ureterales, riñones en herradura, y sinus urogenitales. Otras malformaciones asociadas son digestivas, vertebrales, y anorectales23. Aunque el diagnóstico es sencillo, si no se hace de forma precoz, pueden aparecer complicaciones graves tales como piohematocolpos, infertilidad e hidronefrosis y se retrasará el diagnóstico de las posibles patologías acompañantes. Dentro del diagnóstico diferencial, debemos considerar las siguientes patologías: adherencias labiales adquiridas; septo Vilanova Fernández S, et al. Himen imperforado: una revisión de diez años 29 (567) Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen V. Número 20. Octubre/diciembre 2003 vaginal obstructivo o parcialmente obstructivo; quiste vaginal o de ovario voluminoso; agenesia vaginal (Síndrome Mayer- Rokitansky-Kuster-Hauser) con o sin la presencia de útero o endometrio funcional; feminización testicular; prolapso uretral (centrado por meato); rabdomiosarcoma vaginal (variedad botrioide u otras) y otros tumores vaginales; retención vesical. El tratamiento de elección es la himeneotomía (apertura de la membrana himeneal). Otras técnicas quirúrgicas, como la punción aspirativa, no están indicadas por el riesgo de introducir gérmenes dentro de una cavidad estéril y la potencial implicación sobre la esterilidad de la paciente. Durante la intervención quirúrgica se debe comprobar y proteger la permeabilidad uretral a través de una sonda vesical de Foley. Es útil recoger muestras para análisis bacteriológicos (aerobios y anaerobios)1. La laparoscopia también se propone en algunos estudios como procedimiento prequirúrgico en adolescentes con hematocolpos, porque pueden estar presentes severas adherencias pélvicas o una endometriosis asociada1. En el tratamiento de hematocolpos altos o con duplicaciones genitales, algunos autores sugieren abstención quirúrgica (cuando se presenta una colección mínima de hemivagina parcialmente obturada y la paciente está asintomática). Sería suficiente con un seguimiento exhaustivo a través de controles ecográficos o por RMN27. Sin embargo, otros autores requieren que esta actitud está justificada sólo en casos de ausencia total de síntomas9. En todos los casos, se debe hacer seguimiento posterior (primer control en 1-4 semanas tras la intervención quirúrgica) para inspeccionar el área y descartar signos de infección o inflamación locales. Algunos autores recomiendan en púberes supresión menstrual con anticonceptivos orales durante 3-6 meses y está en discusión el prolongar este tratamiento en posteriores visitas1. Conclusiones ? A cualquier edad es importante una exploración cuidadosa de genitales para un diagnóstico precoz (de ésta y otras patologías) y evitar complicaciones. ? Debemos descartar otros defectos congénitos del desarrollo urogenital. ? Tras una correcta anamnesis y exploración física, la ecografía es la prueba complementaria fundamental para el diagnóstico de himen imperforado. ? Se debe comprobar en todos los casos la permeabilidad de la uretra mediante sondaje vesical. Vilanova Fernández S, et al. Himen imperforado: una revisión de diez años 30 (568) Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen V. Número 20. Octubre/diciembre 2003 Vilanova Fernández S, et al. Himen imperforado: una revisión de diez años 31 (569) Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen V. Número 20. Octubre/diciembre 2003 Bibliografía 1. Guerra Cabrera F, Cervera Valverde C, Lires Rodríguez C. Himen imperforado como causa de dolor sacrococcígeo recurrente. FMC 1998; 5 (5): 347. 2. Quinn T, Erickson V, Knudson MM. Down´s Síndrome, precocious puberty, and transverse vaginal septum: an inusual cause of abdominal pain. J Pediat Surgery 2001; 36: 641-3. 3. Bagnati EP. Malformaciones del tracto genital. Embriología. Clasificación. Tratamiento. En: Zeiguer BK, editor. Ginecología infantojuvenil, 1987: 357-366. 4. Littel HK, Crawford DB, Meister K . Hematocolpos diagnosis made by ultrasound. J Clin Ultrasound 1978; 6: 341-342. 5. Yu TJ, Lin MC. Acute urinary retention in two patients with imperforate hymen. Scand J Urol Nephrol 1993; 27: 543-544. 6. Nisanian AC. Hématocolpometra presenting as a urinary retention. A case report. J Reprod Med 1993; 38: 57-60. 7. Wort SJ, Heman-Ackah C, Davies A. Acute urinary retention in the young female. Br J Urol 1995; 76: 667-668. 8. Van Bommel PJ, Abdullo O. Imperforated hymen as a cause of urinary obstruction. Trop Doct 1996; 26: 133-134. 9. Salvat J, Slamani L. Hématocolpos. J Gynecol Obstet Biol Reprod 1998; 27: 396-402. 10. Sanfilippo J, Wakim NG, Schckler KN, Yussman MA. Endometriosis in association with uterine anomaly. Am J Obstet Gynecol 1986; 154: 39-43. 11. Amortegui AJ, Kanbour AI, Silverstein A. Diffuse vaginal adenosis associated with imperforate hymen. Obstet Gynecol 1979; 53: 760-762. 12. Criswolo JL. Hématocolpos compliqué sur utérus bicorne, bicervical et adenose vaginale. A Propos d'un cas diagnostiqué en urgence devant un hématocolpos surinfecté. Gynecologie 1987; 38: 219-222. 13. Kushnir OK, Garde K, Blankstein J. Rectal sonography for diagnostic hematocolpometra. A case report. J Reprod Med 1997 Aug; 42(8): 519-20. 14. Tejerizo García A, Teijelo A, Sánchez-Sánchez MM, García-Robles RM, Benavente JM, Pérez- Escanilla JA, et al. Hematocolpos-hematometra por imperforación himeneal. Clin Invest Ginecol Obstet 2000; 27 (10): 397-404. 15. Hu Mary X, Methratta S. An unusual case of neonatal peritoneal calcifications associated with hydrometrocolpos. Pediatr Radiol 2001; 31: 742-744. 16. Zeiguer NJ, De Zeiguer BK, Bailez MM. Malformaciones genitales. Puras y asociadas con y sin alteraciones cromosómicas. En: Zeiguer NJ, De Zeiguer BK, editores. Vulva, vagina y cuello. Infancia y adolescencia 1996: 327-388. 17. Li YW, Sheith CP, Chen WJ. Unilateral oclussion of duplicated uterus with ipsilateral renal anomaly in young girls: a study with MRI. Pediatr Radiol 1995; 25 (Supl): 54-59. 18. McCarthy S, Vaquero F. Gynecologic anatomy with Magnetic Resonance Imaging. Am J Obstet Gynecol 1986; 155: 255-259. 19. Letterie GS, Wilson J, Miyazawa K. Magnetic resonance imaging of Müllerian tract abnormalities. Fertil Steril 1988; 50: 365-366. 20. Council on Scientific Affairs Report of the Panel of Margnetic Resonance Imaging. Magnetic resonance imaging of the abdomen and pelvis. JAMA 1989; 261: 420-433. 21. Berenson A, Stansberry SD. Diagnosis of hematometrosalpinx and ipsilateral renal agenesis with magnetic resonance imaging. Adolesc Pediatr Gynecol 1990; 3: 207-209. 22. Hugosson C, Jorulf H, Bakri Y. MRI in distal vaginal atresia. Pediatr Radiol 1991; 21: 281- 283. 23. Ruibal Francisco JL, Martínez Hernández C, Díez Huerta A, Rivilla Parra F, Bueno Lozano G. Anomalías de la fusión de los conductos de Müller. Aportación de tres casos de útero bidelfo asociado a doble vagina y agenesia renal ipsilateral. An Esp Pediatr 1999; 50: 616-618. 24. Wang J, Ezat W, Davidson M. Transverse vaginal septum. J Reprod Med 1995; 40: 163-166. 25. Nayci A, Avlan D, Öz U, Toktas S, Aksöyek S, Mersin (Turkey). Does menstrual flow exclude hematometra? A rare case of uterine anomaly presenting with anorectal malformation. J Pediatr Surg 2002; 37: 666-7. 26. Ahmen S, Morris LL, Atkinson E. Distal mucocolpos and proximal hematocolpos secondary to concurrent imperforate hymen and transverse vaginal septum. Pediatr Surg 1999 October; 34 (10): 1555-6. 27. Sheih CP, Liao CL, Chen SM, Chiang CD. Ultrasonic detection of persistent small unilateral hematocolpos in two girls. JAMA 1995; 94: 358- 360. Vilanova Fernández S, et al. Himen imperforado: una revisión de diez años 32 (570) Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen V. Número 20. Octubre/diciembre 2003 x