La brucelosis, una zoonosis poco frecuente, pero no inexistente

Autores:

Belenguer Pola La, Escribano García Ab, Garcés Cubel Rc, Collado Hernández MPd, Abengochea Cotaina Be, Dolz Aspas Rf

aMIR-Pediatría. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.
bMIR-Pediatría. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.
cMIR-Pediatría. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza. España.
dServicio de Pediatría. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza. España.
ePediatra. CS de La Almunia de Doña Godina. La Almunia de Doña Godina, Zaragoza. España.
fServicio de Medicina Interna. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza, España.

Correspondencia: L Belenguer. Correo electrónico: laurabelenguerp@gmail.com

Referencia para citar este artículo:

Belenguer Pola L, Escribano García A, Garcés Cubel R, Collado Hernández MP, Abengochea Cotaina B, Dolz Aspas R. La brucelosis, una zoonosis poco frecuente, pero no inexistente. Rev Pediatr Aten Primaria. Supl. 2021(30):136.

INTRODUCCIÓN

En la edad pediátrica la fiebre prolongada en la mayoría de las ocasiones es una entidad autolimitada y benigna. Las enfermedades infecciosas constituyen la primera causa de la fiebre de origen desconocido en Pediatría.

La brucelosis es una de las zoonosis más extendidas en todo el mundo. Está considerada como una enfermedad de carácter ocupacional y es un problema de salud pública en muchos países en desarrollo. Todas estas razones justifican que la brucelosis sea una enfermedad de declaración obligatoria en España desde el año 1943. Desde la última década del siglo XX, la brucelosis humana ha sufrido una gran disminución de la incidencia en España.

CASO CLÍNICO

Escolar de 11 años derivado desde su centro de salud por fiebre diaria de tres semanas de evolución, de hasta 39,5 °C. Asocia artralgias, astenia y sudoración importante. Destacan como antecedentes familiares: tío paterno ingresado por cuadro febril. Familia procedente de Marruecos, cuyo último viaje fue en abril de 2019, donde estuvieron en ámbito rural en contacto con animales. En centro de salud su pediatra realiza un estudio completo en contexto de fiebre prolongada, dando positivo la prueba de rosa de bengala. Es derivado a Pediatría de hospital de referencia para continuar con estudio e iniciar tratamiento, descubriéndose a partir del paciente varios familiares infectados.

CONCLUSIONES

Ante la fiebre prolongada es fundamental la realización de una historia clínica detallada y orientada, teniendo siempre en cuenta una completa exploración física. No debemos olvidar la gran importancia de una adecuada colaboración entre Atención Primaria y Hospitalaria.

La brucelosis debe ser incluida dentro de los diagnósticos diferenciales de la fiebre prolongada, siendo una enfermedad de declaración obligatoria. El tratamiento de la brucelosis requiere una pauta de distintos antibióticos con acción intracelular de forma prolongada.

El pronóstico es de curación generalmente sin secuelas en la gran mayoría de estos niños, por lo que un tratamiento precoz y seguimiento adecuado disminuye las posibles secuelas.

CONFLICTO DE INTERESES

Las autoras declaran no presentar conflictos de intereses en relación con la preparación y publicación de este artículo.