Diagnóstico inesperado ante un cuadro de fiebre de origen desconocido

Autores:

Bardella Gil Ca, Arlabán Carpintero Lb, Fernández Romero Bc, Fernández Ventureira Vd, Subirón Ortego Re, Mallada Viana MPf

aPediatra. CS Fuentes de Ebro. Zaragoza, España.
bMIR-Pediatría. Hospital Miguel Servet. CS Torrero La Paz. Zaragoza, España.
cHospital Universitario Miguel Servet. CS Rebolería. Zaragoza, España.
dServicio de Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza. España.
eMIR-Pediatría. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza, España.
fPediatra. CS Rebolería. Zaragoza, España.

Correspondencia: C Bardella. Correo electrónico: cristinabardella@gmail.com

Referencia para citar este artículo:

Bardella Gil C, Arlabán Carpintero L, Fernández Romero B, Fernández Ventureira V, Subirón Ortego R, Mallada Viana MP. Diagnóstico inesperado ante un cuadro de fiebre de origen desconocido. Rev Pediatr Aten Primaria. Supl. 2021(30):165-6.

INTRODUCCIÓN

La fiebre de origen desconocido (FOD) en la edad pediátrica, y en la mayor parte de las ocasiones, es una entidad autolimitada y benigna. Se define como FOD la presencia de fiebre >38 °C durante un periodo superior a ocho días en las que se ha realizado una anamnesis, exploración física y estudios complementarios iniciales sin diagnóstico aparente.

En la mayoría de las ocasiones es debido a infecciones virales con un curso más prolongado de lo habitual. En la mayor parte de los casos, la realización de una historia clínica exhaustiva y de una exploración minuciosa aporta datos suficientes que permiten llegar al diagnóstico.

CASO CLÍNICO

Se presenta a un niño de 13 años que acude en dos ocasiones al centro de salud por fiebre de 12 días de evolución, diaria, con temperatura máxima de 38,9 °C. Como antecedentes, no había ambiente epidémico, no había realizado viajes, no contacto con animales, no había astenia, ni pérdida de peso.

En la anamnesis solo destacaba cierta disuria, sin presentar otra sintomatología clínica. La exploración física exhaustiva por aparatos era anodina en las dos ocasiones que acudió. Como pruebas iniciales se realizó una tira de orina (negativa), y test de antígenos para COVID (negativo).

Ante persistencia de la fiebre de 12 días de evolución sin foco aparente se deriva al Hospital Universitario Miguel Servet para ampliar estudio. Se realiza una analítica sanguínea (con aumento de marcadores de infección), radiografía de tórax (sin alteraciones), se extraen serologías, hemocultivo e ingresa para estudio.

El resultado de las serologías, frotis nasofaríngeo, hemocultivo, coprocultivo y quantiferón fueron negativos. Se amplía el estudio con ecografía abdominal en la que se observa acusada afectación del íleon terminal con importante engrosamiento mural con señal Doppler aumentada. Hallazgos compatibles con enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn), que se confirmó tras enterorresonancia y biopsias intestinales.

CONCLUSIONES

La FOD, en la mayor parte de las ocasiones, es una entidad autolimitada y benigna en la que tras un abordaje exhaustivo con historia clínica detallada y exploración física por órganos y sistemas permite llegar al diagnóstico en la mayor parte de los casos. Sin embargo, si no se consigue el diagnóstico se deben de descartar progresivamente causas de FOD (Fig. 1).

Figura 1. Etiología de la FOD en Pediatría
Figura 1. Etiología de la FOD en Pediatría

En este paciente, el diagnóstico fue inesperado ya que la clínica no era compatible con un debut de una enfermedad de Crohn, y se llevó a cabo tras la realización de ecografía, enterorresonancia y toma de biopsias.

CONFLICTO DE INTERESES

Los autores declaran no presentar conflictos de intereses en relación con la preparación y publicación de este artículo.

ABREVIATURAS

FOD: fiebre de origen desconocido.