Enviar a un amigo Comentarios Imprimir Descargar PDF
 Artículo sin valoraciones 

Volver al indice >>

Comunicaciones orales

C-14. Utilidad del prick-prick con leche adaptada en el diagnóstico de alergia a las proteínas de leche de vaca en la consulta de Atención Primaria

Autores:

Del Valle Pérez Ra, Espinosa Rodrigo Yb, Cantarero Vallejo MDc, De la Torre Cecilia Cd

aHospital Virgen de la Salud. Toledo. España.
bCentro Especialidades de Illescas. Toledo. España.
cPediatra. CS de Illescas . Toledo. España.
dCS Levante Norte. Córdoba. España.

Referencia para citar este artículo:

Del Valle Pérez R, Espinosa Rodrigo Y, Cantarero Vallejo MD, De la Torre Cecilia C. C-14. Utilidad del prick-prick con leche adaptada en el diagnóstico de alergia a las proteínas de leche de vaca en la consulta de Atención Primaria. Rev Pediatr Aten Primaria. 2009;11:Supl 17:e17.

Publicado en Internet: 31/12/2009


Introducción y objetivos. La alergia a las proteínas de leche de vaca (APLV) presenta una sintomatología que plantea frecuentemente diagnóstico diferencial en las consultas de Pediatría de AP. El diagnóstico de certeza obliga a una prueba de provocación que debe efectuarse en medio hospitalario. Objetivos: valorar, en una consulta de Pediatría de AP, la utilidad del prick-prick con leche adaptada como test, rápido y asequible, de detección de pacientes con probable APLV.

Material y métodos. Se han incluido todos los niños que acudieron a la consulta de Pediatría de AP del Centro de Especialidades de Illescas (Toledo), con clínica compatible con APLV entre enero de 2008 y junio de 2009. A todos se les realizó, en la misma consulta, el prick-prick y, posteriormente, se determinaron las IgE específicas frente a proteínas de leche de vaca completa y diferentes fracciones (caseína, alfalactoglobulina y betalactoglobulina) mediante radioalergoabsorbencia (RAST). Se registraron los posibles factores de riesgo.

Resultados. Se evaluaron 31 pacientes (H/M 16/15) con edad media al momento de la prueba de 4,9 ± 1,6 meses, ninguno nacido prematuro. El prick-prick resultó positivo (> 3 mm) en 15 (48,4%) niños y en todos ellos el RAST detectó aumento de IgE específicas. En 16 (51,6%) el prick fue negativo y 3 resultaron positivos al RAST. De los 18 pacientes con hipersensibilización: 9 presentaron síntomas cutáneos (eritema, urticaria), 8 gastrointestinales (vómitos y/o diarrea) y 1 generales (rechazo de la toma, fallo de medro); todos habían recibido lactancia materna (media 5,1 ± 2,8 meses); el 50% tenía antecedentes familiares de enfermedad atópica; 14 niños (77,7%) habían recibido leche adaptada en el hospital tras el nacimiento. La alfalactoglobulina resultó la proteína más sensibilizante (62%). La introducción de dieta de exclusión se asoció a la desaparición de la sintomatología durante las 2 semanas sucesivas.

Conclusiones. El prick-prick es un método rápido y asequible que puede ser útil en la consulta de AP para seleccionar los pacientes con probable APLV.


Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.