Enviar a un amigo Comentarios Imprimir Descargar PDF
 Artículo sin valoraciones 
Este artículo sólo existe en formato electrónico

Volver al indice >>

Pósteres

P-21. Alergia alimentaria múltiple en un niño de 9 años. Retos, sugerencias y posibilidades

Autores:

Martínez Rubio Aa, Aguilar Aguadé Cb

aPediatra. CS de Camas. Sevilla. España.
bCS de Santiponce. Sevilla. España.

Correspondencia: A Martínez. Correo electrónico: mrubiorama@gmail.com

Referencia para citar este artículo:

Martínez Rubio A, Aguilar Aguadé C. P-21. Alergia alimentaria múltiple en un niño de 9 años. Retos, sugerencias y posibilidades. Rev Pediatr Aten Primaria. 2010;12(Supl 19):e106-e107.

Publicado en Internet: 20/11/2010


Caso clínico. Varón de nueve años, diagnosticado de alergia a las proteínas de la leche de vaca (PLV) desde el primer año de vida, a neumoalérgenos desde el segundo, con posterior sensibilización a diversos alimentos (todas las legumbres, varios pescados, todos los mariscos). Los síntomas más habituales son dolor abdominal, vómitos y/o diarrea. A los ocho años padece un episodio de alergia al látex (inflamación de los labios en un procedimiento odontológico) y se recomienda eliminar los alimentos con hipersensibilidad cruzada. La dieta que excluye tantos alimentos preocupa a la familia; además, el paciente teme probar nuevos alimentos por temor a los síntomas. Datos somatométricos: Talla en P97, peso en P25, curva estable en ambos parámetros desde los tres años. El IMC siempre entre los percentil 3 y 10. Sus episodios de asma están razonablemente bien controlados (2-3 episodios al año) con adecuada profilaxis. Buen deportista. IgE total: 173 U/l.

Revisamos con la familia la concordancia entre niveles de IgE específica para alimentos y manifestaciones tras la ingesta. El paciente tolera muchos de los alimentos con IgE específica (+), como el pan, los cereales, o cierta marca de cacao. Habitualmente consume leche de cabra u oveja. Tolera todas las carnes, algunos pescados y muchas verduras (aunque no le gustan). Entre las opciones propuestas se incluye el uso de boniatos o quinoa en lugar de la patata, y un listado de desayunos equilibrados alternativos. Uno de los retos es el posible contacto con látex de algunos alimentos en los diversos momentos de su manipulación.

Conclusiones

  • Recordar el lema “Tratemos al paciente y no a las pruebas complementarias”.
  • Existen alternativas poco conocidas para lograr un aporte adecuado de nutrientes.
  • La alergia al látex sigue siendo un reto, pues algunos alimentos pueden haber sido manipulados con este material, pero no consta en el etiquetado.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.