Artículo sin valoraciones 

Originales

Impacto de la contaminación ambiental en los ingresos hospitalarios pediátricos: estudio ecológico

Autores:

Sánchez Bayle Ma, Martín Martín Rb, Villalobos Pinto Ec

aSección de Pediatría Hospitalaria. Hospital Infantil Universitario Niño Jesús. Madrid. España.
bPediatra. CS Párroco Julio Morate. Madrid. España.
cSección de Pediatría Hospitalaria. Hospital Infantil Universitario Niño Jesús. Madrid. España.

Referencia para citar este artículo:

Sánchez Bayle M, Martín Martín R, Villalobos Pinto E. Impacto de la contaminación ambiental en los ingresos hospitalarios pediátricos: estudio ecológico. Rev Pediatr Aten Primaria. 2019;21:21-9.

Publicado en Internet: 15/01/2019

Resumen:

Objetivo: estudiar la relación existente entre los niveles de contaminantes atmosféricos y los ingresos hospitalarios pediátricos totales y por patología respiratoria en particular.

Pacientes y métodos: estudio ecológico en el cual la variable dependiente analizada han sido los ingresos pediátricos generales y aquellos por patología respiratoria, concretamente neumonías, crisis asmáticas y bronquiolitis, en un hospital del centro de Madrid durante seis años (2012-2017). Como variables independientes se estudiaron los valores promedio de contaminantes ambientales registrados en la ciudad de Madrid. Se calcularon coeficientes de correlación y regresión lineal múltiple. Se comparó el promedio de ingresos cuando los valores de dióxido de nitrógeno (NO2) eran superiores e inferiores a 40 µg/m3.

Resultados: durante el periodo de tiempo estudiado se registraron 10 512 ingresos en Pediatría general, 5328 (50,68%) causados por procesos respiratorios. Se encontró una correlación entre los niveles de NO2, CO, benceno y los ingresos hospitalarios totales y respiratorios en todos los casos con un valor de p <0,0001. En la regresión lineal múltiple los ingresos totales se relacionaron con los niveles de NO2 positiva y negativamente con la temperatura, en relación con los ingresos respiratorios se incrementan con los niveles de NO2 y benceno y disminuyen con la temperatura. Se calculó que si los niveles de NO2 no hubieran superado en ningún mes los niveles de 40 µg/m3 se podrían haber evitado el 8,37% (IC 95: 7,77 a 8,98) de los ingresos totales y el 6,73% (IC 95: 6 a 7,52) de los ingresos respiratorios.

Conclusiones: se encontró una relación entre los ingresos totales y por enfermedad respiratoria en la infancia y los niveles de contaminantes atmosféricos, especialmente NO2. La mejora de la calidad del aire podría evitar un porcentaje significativo de ingresos pediátricos y propiciarla debería ser tarea prioritaria para los pediatras.

Palabras clave: Ingresos hospitalarios. Enfermedades respiratorias. Contaminación medioambiental.


INTRODUCCIÓN

La salud es un derecho fundamental del ser humano y respirar un aire limpio contribuye a ello en buena medida1. La calidad del aire se ve alterada notablemente por la presencia en el mismo de una serie de sustancias de diversa naturaleza que resultan tóxicas para la salud y que conocemos como contaminantes2. La contaminación medioambiental supone, por lo tanto, una concentración excesiva en la atmósfera de dióxido de nitrógeno (NO2), monóxido de carbono (CO), dióxido de azufre (SO2), hidrocarburos como el benceno, y las partículas en suspensión de tamaño inferior a 2,5 μ y 10 μ, entre otros. En las grandes ciudades, como es el caso de Madrid3,4, la polución es noticia habitual y la prensa publica imágenes donde la famosa boina refleja la suciedad del aire que respiramos. Organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS)5, la Agencia Europea de Medio Ambiente y organizaciones como Ecologistas en Acción6, emiten periódicamente informes con datos obtenidos de manera objetiva e informan y alertan sobre los efectos nocivos que tiene la polución atmosférica para la población en general y para la infancia en particular.

“¡No contamines mi futuro!”7 y “Herencia de un mundo sostenible: atlas sobre salud infantil y medio ambiente”8 constituyen dos de los últimos informes de la OMS sobre riesgos medioambientales que afectan a la población infantil y en ellos se hace hincapié en la vulnerabilidad de este colectivo. Ciertas características anatomofisiológicas marcadas por la inmadurez de sus sistemas y aparatos, así como unos comportamientos propios de la infancia (los niños más pequeños gatean, se llevan a la boca las manos y objetos variados) y también aspectos sociales en sus hábitos de vida (pasan mucho tiempo al aire libre) son la razón por la cual son menos capaces que los adultos de neutralizar y eliminar de su organismo los contaminantes externos9.

Cada vez son más numerosos los estudios que pretenden contribuir a producir un cuerpo creciente de evidencias científicas que en un momento determinado se puedan traducir en políticas de salud pública10. Establecer un vínculo causal entre factores ambientales y sus efectos perjudiciales para la salud plantea muchas dificultades y, teniendo en cuenta el elevado coste que supone atender las enfermedades derivadas de la mala calidad del aire que respiramos11, el objetivo de nuestro trabajo ha sido analizar la influencia de la contaminación medioambiental en los ingresos hospitalarios pediátricos en general y concretamente los ingresos por procesos respiratorios como las neumonías, las bronquiolitis y las crisis asmáticas. Asimismo, hemos analizado los ingresos que se habrían conseguido evitar en el caso de no haber superado los niveles de NO2 de 40 μg/m3, que es el nivel máximo de este contaminante que recomienda la OMS.

PACIENTES Y MÉTODOS

Se trata de un estudio ecológico, realizado con