Publicidad
AEPap responde

   
 Artículo sin valoraciones 

Notas clínicas

Granuloma aséptico facial idiopático: ¿sabemos diagnosticarlo?

Autores:

Pérez Fuertes Ea, Carrera Polanco Mb, Jiménez Esteban Bc, Argüelles Bustillo Bd

aPediatra. CS Silvano. Madrid, España.
bPediatra. CS Silvano. Madrid. España.
cPediatra. CS Silvano. Madrid, España.
dPediatra. CS Silvano. Madrid, España.

Correspondencia: E Pérez. Correo electrónico: elenaperezfuertes@gmail.com

Referencia para citar este artículo:

Pérez Fuertes E, Carrera Polanco M, Jiménez Esteban B, Argüelles Bustillo B. Granuloma aséptico facial idiopático: ¿sabemos diagnosticarlo?. Rev Pediatr Aten Primaria. 2020;22:39-41.

Publicado en Internet: 05/03/2020

Resumen:

El granuloma aséptico facial idiopático es una lesión nodular e indolora exclusiva de la infancia que suele aparecer en la zona de las mejillas. Presenta un amplio diagnóstico diferencial con otras lesiones nodulares. Se ha relacionado con el espectro de la rosácea por lo que, debido a las posibles implicaciones oculares de esta, se recomienda el seguimiento oftalmológico de los pacientes. Debido a su carácter benigno y autorresolutivo, como demuestra el caso clínico presentado, se recomienda un tratamiento conservador.

Palabras clave: Rosácea. Nódulo facial. Granuloma aséptico.


INTRODUCCIÓN

El granuloma aséptico facial idiopático es una entidad poco conocida, exclusiva de la edad pediátrica. Se trata de un nódulo rojizo-violáceo, asintomático, y que se localiza generalmente en la región malar. Su curso es lento y en la mayoría de las ocasiones desaparece de manera espontánea. Su etiopatogenia no está del todo clara, pero sí parece tener una relación con la rosácea1,2. Describimos el caso con el fin de conocer dicha entidad y aumentar las probabilidades diagnósticas.

CASO CLÍNICO

Varón de tres años que consulta por una lesión indolora consistente en una mácula rojiza con pápula violácea central de ocho meses de evolución (Fig. 1). No refieren antecedente traumático o picaduras previas. Cinco meses después, la pápula desaparece, persistiendo la mácula eritematosa, aunque esta reaparece poco después. Desaparición completa tres meses después, sin lesión residual.

Figura 1. Nódulo facial en un niño de tres años
Figura 1. Nódulo facial en un niño de tres años

DISCUSIÓN

El granuloma aséptico facial idiopático es una lesión nodular exclusiva de la infancia, que suele aparecer en la zona de la mejilla. Su coloración es rojo violácea y la consistencia elástica. A veces se confunde con una lesión de origen infeccioso tipo absceso, pero son fríos al tacto, lo que puede ayudar a distinguirlos. Los principales cuadros con los que habría que hacer diagnóstico diferencial serían: nevus de Spitz, pilomatricomas, granulomas piógenos, xantogranulomas1 (Tabla 1).

Tabla 1. Diagnóstico diferencial del granuloma aséptico facial
  Granuloma aséptico Granuloma piogénico Nevus Spitz-Reed Pilomatricoma Xantogranuloma
Epidemiologia Exclusivo infancia Niños y adultos jóvenes Niños y adultos jóvenes Niños y adolescentes Entre los 6 meses-2 años
Aspecto y localización

Nódulo rojizo violáceo; frío y elástico al tacto; indoloro

En cara (mejillas)

Lesión sésil o pedunculada

Color rojo; consistencia blanda al tacto; puede ulcerarse y sangrar

Manos, labios, parte superior del tronco

Nódulo redondeado rojo-marrón que muestra focos de pigmentación melánica; indoloro

En cara y miembros inferiores

Nódulo subcutáneo de consistencia dura/pétrea; indoloro

En cara, miembros superiores

Nódulo de tamaño variables (de mm a varios cm); color rosado que evoluciona a amarillento con el tiempo; indoloro

En polo cefálico

Evolución Resolución espontánea al cabo de un año Crecimiento rápido Crecimiento rápido, 3-6 meses Crecimiento lento  
 Actuación Expectante Extirpación si complicación Escisión tras pubertad, actitud expectante antes Actitud conservadora o quirúrgica si se desea extirpar Actitud conservadora o quirúrgica si se desea extirpar

La ecografía revela una lesión sólida, hipoecoica y sin restos de calcio en su interior (a diferencia pilomatricoma)2. A nivel anatomopatológico aparece un infiltrado inflamatorio granulomatoso en la dermis superficial y profunda3.

En cuanto a su etiología, no se han encontrado agentes microbiológicos implicados, aunque curiosamente se han descrito casos con buena respuesta tras tratamiento con metronidazol y doxicilina2. Existen diversas hipótesis, una de ellas es una posible reacción granulomatosa a restos embrionarios de la dermis, y otra más reciente sugiere que perteneciera al espectro de la rosácea2. En un estudio realizado por Prey et al. observaron que el 42,1% de los pacientes acababan desarrollando al menos dos signos clínicos de rosácea3.

La rosácea se presenta generalmente a partir de la tercera década de vida, aunque se han descrito casos en la edad pediátrica. Esta se caracteriza por la recurrencia de brotes que provocan lesiones polimorfas a nivel centrofacial: eritema, pápulas y pústulas (sin comedones, a diferencia del acné), teleangiectasias y posterior desarrollo de fibrosis. Los episodios de rubor o flushing también son característicos. Pueden presentar además manifestaciones oculares, como queratitis e infiltrados corneales, que pueden preceder a las manifestaciones cutáneas4,5. Algunas lesiones oftalmológicas pueden dejar secuelas5, por lo que, sabiendo la posible asociación entre el granuloma aséptico facial y la rosácea, así como las posibles complicaciones oculares que pueden preceder a esta, sería importante no solo el diagnóstico precoz sino el seguimiento ulterior de estos pacientes.

Respecto al tratamiento, se trata de una lesión benigna y de curso autorresolutivo (generalmente desaparece en menos de un año)3 por lo que la recomendación actual orienta hacia una actitud conservadora, evitando las intervenciones quirúrgicas y sus secuelas estéticas. Como comentado, se han descrito casos con buena respuesta a doxicilina (solo aceptado el uso de tetraciclinas a partir de los diez años de edad) y metronidazol, lo cual apoya también su relación con la rosácea ya que ambos son medicamentos ampliamente recomendados en la rosácea.

CONFLICTO DE INTERESES

Las autoras declaran no presentar conflictos de intereses en relación con la preparación y publicación de este artículo.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Garaisa JA, Bonettoa VN, Frontinob L, Saldunac MD, Ruiz Lascanod A. Granuloma aséptico facial idiopático. A propósito de un caso. Arch Argent Pediatr. 2019;117:e56-e58.
  2. Oriona C, Sfeccia A, Tisseaub L, Darrieuxa L, Safaa G. Idiopathic facial aseptic granuloma in a 13-year-old boy dramatically improved with oral doxycycline and topical metronidazole: evidence for a link with childhood rosacea. Case Rep Dermatol. 2016;8:197-201.
  3. Hasbún Z, Ogueta C, Dossi C, Wortsman X. Granuloma aséptico facial idiopático: revisión actualizada de las dificultades diagnósticas y terapéuticas. Actas Dermosifiliogr. 2019;11:637-41.
  4. Patiño-Ramírez BE, Rodríguez-García A, Díaz JC. Alteraciones de la superficie ocular en pacientes con rosácea ocular. Rev Mex Oftalmol. 2012;86:86-96.
  5. Di Matteo MC, Stefano PC, Cirio A, López B, Centeno M, Bocian M, et al. Rosácea oculocutánea en un niño. Arch Argent Pediatr. 2019;117:e170-e172.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.

ISSN 2174-4106  Publicación Open Acess, incluida en DOAJ, sin cargo por publicación.

Política de Privacidad | Mapa Web | Copyright 2020 Lúa Ediciones 3.0 | Contacto