Media: 3.5 (2 votos)

Notas clínicas

Tag himeneal

Autores:

Martínez Blanco Ja, Lombraña Álvarez Eb, Suárez Castañón Cc, Serrano Acebes Pd

aPediatra. CS El Coto. Gijón, Asturias. España.
bMIR-Pediatría. Hospital de Cabueñes. Gijón. España.
cPediatra. Área V SESPA. Gijón. España.
dMIR-Pediatría. Hospital de Cabueñes. Gijón. España.

Correspondencia: J Martínez. Correo electrónico: jacintomartinezblanco@hotmail.com

Referencia para citar este artículo:

Martínez Blanco J, Lombraña Álvarez E, Suárez Castañón C, Serrano Acebes P. Tag himeneal. Rev Pediatr Aten Primaria. 2013;15:59-61.

Publicado en Internet: 11/12/2012

Resumen:

Es importante una exploración adecuada de todas las estructuras genitales de las recién nacidas, diferenciando las variantes normales de las patológicas. Dentro de las variaciones congénitas de la mucosa himeneal, el pólipo o tag es la variante anatómica más frecuente.

Presentamos los casos de dos recién nacidas que en la primera revisión en el centro de salud, a las dos semanas y a los nueve meses de vida, presentaban un tag himeneal.

Palabras clave: Recién nacida. Pólipo himeneal. Tag himeneal.


CASOS CLÍNICOS

Primer caso

Niña de 15 días de vida que acude a la consulta para revisión dentro del programa de salud infantil. Antecedentes familiares sin interés. Embarazo normal (primigesta). Parto y periodo neonatal inmediato normales. Se trata de una recién nacida a término con peso y talla adecuadas a la edad gestacional.

Exploración normal, hallándose en el área genital, hacia las seis horas, protruyendo entre los labios menores una pequeña formación poliposa de superficie lisa, color carnoso y consistencia blanda, que se valoró como tag himeneal (Fig. 1). Se informa a los padres y se mantiene sin tratamiento, excepto un control evolutivo.

Figura 1. Formación poliposa de superficie lisa, color carnoso y consistencia blanda (tag himeneal)

Cuatro meses después, el tag había disminuido mucho, aunque continuaba apreciándose. Actualmente, a los 18 meses de edad ha disminuido aún más y solo se observa al separar los labios menores (Fig. 2).

Figura 2. Aspecto del caso anterior a los 18 meses de edad

Segundo caso

Niña de nueve meses de vida que acude a revisión del programa de salud infantil. Antecedentes familiares sin interés. Embarazo normal, parto con ventosa. Periodo neonatal inmediato normal. Recién nacida a término con peso y talla adecuados a su edad gestacional.

Exploración normal, a excepción de una hernia umbilical. En el área genital se apreciaba, localizada hacia las seis horas, una formación poliposa de características similares al primer caso, que se valoró igualmente como tag himeneal (Fig. 3), informándose a los padres y manteniendo control evolutivo sin tratamiento.

Figura 3. Lactante de nueve meses con tag himeneal

Actualmente, a los 18 meses de vida, persiste sin apreciarse una disminución significativa (Fig. 4).

Figura 4. Aspecto del tag himeneal de la Fig. 3 a los 18 meses de vida

COMENTARIOS

La morfología himeneal varía con la edad y con los cambios hormonales (variación en los niveles de estrógenos)1,2. Al nacimiento existe un tejido himeneal redundante que disminuye posteriormente, al descender los niveles séricos de estrógenos, persistiendo al año de vida en un 42% de las niñas1. Esto va a dar lugar a un cambio en la configuración del himen y en el número de bandas, muescas y pólipos himeneales1.

La morfología del himen más frecuentemente encontrada al nacimiento es la anular (seguida de la fimbriada)1,3-5, mientras que en niñas mayores la forma más frecuente es la semilunar2.

Dentro de las variaciones congénitas de la mucosa himeneal, el pólipo o tag es la variante anatómica más hallada3. Se trata de excrecencias de la mucosa relacionadas con las hormonas maternas y que tienden a desaparecer espontáneamente, al disminuir el efecto de los estrógenos maternos3,6. Se estima que su incidencia está en torno a un 6%6. No suelen asociarse a otras anomalías congénitas, según la serie referida por Mor6.

Se describen como prominencias a nivel del margen himeneal, rosadas y lisas6. Suelen localizarse en la parte dorsal del himen6 y en la parte superior e inferior más frecuentemente que en la lateral2. Su tamaño varía entre 3 y 4 cm6. Su forma suele ser alargada y, en ocasiones, puede haber un pequeño quiste amarillento en su borde libre6.

Podría considerarse hacer biopsia y resección cuando no desaparecen en un periodo de tiempo razonable después de que el efecto estrogénico haya desaparecido7. Se recomienda, en estos casos, hacer una evaluación urológica completa para poder diferenciarlo de un ureterocele ectópico2.

CONFLICTO DE INTERESES

Los autores declaran no presentar conflictos de intereses en relación con la preparación y publicación de este artículo.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Berenson AB. Appearance of the hymen at birth and one year of age: a longitudinal study. Pediatrics. 1993;91:820-5.
  2. Berenson AB. A longitudinal study of hymeneal morphology in the first 3 years of life. Pediatrics. 1995;95:490-6.
  3. Lewitan G, Pérez de Scarano E, Levy J, Raful A, Poncelas NM, Chomski B. Hallazgos del neonatólogo en el examen genital de la recién nacida. Arch Arg Pediatr. 2003;101:382-5.
  4. Berenson A, Heger A, Andrews S. Appearance of the hymen in newborns. Pediatrics. 1991;87:458-65.
  5. Abdullah S. The hymen morphology in normal newborns Saudi girls. Ann Saudi Med. 2001;21:188-9.
  6. Mor N, Merlob P, Reisner SH. Tags and bands of the female external genitalia in the newborn infant. Clin Pediatr. 1983;22:122-4.
  7. Elías Pollina J. Diagnóstico visual en patología quirúrgica infantil. Rev Pediatr Aten Primaria. 2009;11:s349-s358.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.

ISSN 2174-4106  Publicación Open Acess, incluida en DOAJ, sin cargo por publicación.

Política de Privacidad | Mapa Web | Copyright 2018 Lúa Ediciones 3.0 | Contacto