Artículo sin valoraciones 

Notas clínicas

Fractura-avulsión pélvica durante la actividad deportiva

Autores:

López Pérez VJa, Rius Villarrubia Mb, Castillo García Fc

aTraumatólogo. Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, Hospital Dos de Mayo. Barcelona. España.
bMedicina del Deporte. Mutualidad Catalana de Futbolistas. Barcelona. España.
cTraumatólogo. Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, Hospital Dos de Mayo. Barcelona. España.

Correspondencia: VJ López . Correo electrónico: vxlopez@yahoo.com

Referencia para citar este artículo:

López Pérez VJ, Rius Villarrubia M, Castillo García F. Fractura-avulsión pélvica durante la actividad deportiva. Rev Pediatr Aten Primaria. 2012;14:235-7.

Publicado en Internet: 08/08/2012

Resumen:

Las fracturas pélvicas por avulsión se producen tras contracciones musculares violentas o explosivas en pacientes con esqueleto inmaduro. Tienen lugar por un desequilibrio entre la fuerza de tracción del músculo o tendón y la resistencia del cartílago apofisario donde se insertan, siendo verdaderos autotraumatismos. Estas lesiones habitualmente tienen un buen pronóstico, mediante un tratamiento conservador.

Presentamos el caso clínico de un niño de 13 años que durante una actividad deportiva sufrió dolor e impotencia funcional en el muslo derecho, diagnosticándose de fractura-avulsión de la espina ilíaca anteroinferior derecha. Realizamos un seguimiento clínico y ecográfico; el paciente presentó una correcta evolución con reposo articular y analgesia y pudo reincorporarse a la actividad deportiva a los dos meses de la lesión.

Palabras clave: Traumatismo deportivo. Fractura ósea. Huesos pélvicos. Íleon.


INTRODUCCIÓN

Las lesiones de las apófisis pélvicas tienen lugar típicamente en niños en periodo de crecimiento que practican deporte de alta energía e impacto1. Su espectro clínico es variado, siendo su presentación habitual en forma de apofisitis que pueden evolucionar a una lesión crónica por tracción muscular repetida. En casos agudos después de una súbita contracción de un músculo largo sobre el esqueleto inmaduro se puede ocasionar una fractura por avulsión. Mientras que las fracturas por avulsión de la espina ilíaca anterosuperior, la cresta ilíaca y el hueso del pubis son comunes, las lesiones de la espina ilíaca antero-inferior (EIAI) solo se encuentran en raras ocasiones. Son lesiones estables del anillo pélvico, que tienen un buen pronóstico con tratamiento conservador mediante analgésicos y reposo durante tres o cuatro semanas2,3.

CASO CLÍNICO

Presentamos el caso clínico de un niño de 13 años sin antecedentes de interés, que, tras una patada contra resistencia jugando al fútbol, sufrió dolor e impotencia funcional en la ingle y el muslo derecho. El paciente presentaba buen estado general, sin fiebre, y no refería haber padecido enfermedades infecciosas en los días previos. No presentaba alteraciones rotacionales ni acortamiento de las extremidades, refería dolor que aumentaba con la palpación local de la EIAI, la cadera se encuentra libre a la movilización pasiva, pero los movimientos activos están limitados por dolor.

Se realizó una radiografía anteroposterior de la pelvis (Fig. 1) y axial de la cadera derecha, en las que se objetivó una fractura-avulsión de la EIAI.

Figura 1. Radiografía anteroposterior de la pelvis

Se indicó reposo articular, carga parcial con muletas y analgesia con ibuprofeno 400 mg cada ocho horas por vía oral. A las tres semanas se citó para control ecográfico (Fig. 2) que evidenció una correcta evolución de la lesión.

Figura 2. Control ecográfico a las tres semanas

Tras la realización de fisioterapia, a los dos meses se reincorporó paulatinamente a la actividad deportiva, dándose de alta a los tres meses de la lesión inicial.

DISCUSIÓN

Los grandes músculos del muslo, cuya inserción proximal tiene lugar en la pelvis, pueden ser solicitados en esfuerzos violentos, instantáneos e incluso reflejos tras contracciones musculares contra una resistencia fija, una desaceleración súbita, un estiramiento brusco de los músculos implicados o como resultado de un trauma directo1.

Típicamente, se presenta en atletas en el momento de iniciar una carrera de velocidad, en el impulso del salto, la acción de patada o el chut en el caso de los futbolistas. Cuando esto ocurre, la violencia de la contractura puede desprender el segmento óseo en el cual el músculo se inserta. Así se describen las fracturas por arrancamiento de la EIAI, por contractura del músculo recto anterior del muslo, de la espina ilíaca anterosuperior, por acción del músculo sartorio y el tensor de la fascia lata, y en el isquion por acción de los flexores y adductores del muslo.

Las fracturas por avulsión de la EIAI se suelen producir en un momento de extensión de la articulación de la cadera, con la rodilla flexionada, y es frecuente en deportes que implican patadas (fútbol, artes marciales). Aunque son poco frecuentes en la práctica clínica diaria, deben considerarse como parte del diagnóstico diferencial en pacientes en periodo de crecimiento (12-14 años) con dolor intenso en la ingle que impide continuar la actividad deportiva tras un mecanismo desencadenante sugestivo.

Para el diagnóstico, es útil la sospecha clínica apoyada por estudios de imagen complementarios como la radiografía anteroposterior de pelvis y la ecografía4,5. El uso de la ecografía musculoesquelética en el ámbito de la Atención Primaria resulta de gran utilidad, ya que proporciona un diagnóstico preciso, objetivando la coexistencia de lesiones musculares acompañantes, y permite un control evolutivo directo, evitando irradiaciones innecesarias sobre un esqueleto inmaduro.

En su diagnóstico diferencial, debemos incluir los tumores óseos, ya que el aspecto radiológico puede inducir a un error de interpretación, sobre todo si al radiólogo no es informado previamente; por lo que la historia de antecedente traumático practicando deporte es fundamental.

El tratamiento de las avulsiones de la EIAI es eminentemente conservador, siendo el tratamiento quirúrgico excepcional6; presenta un buen pronóstico, obteniéndose la consolidación de la fractura y la reincorporación a la actividad deportiva en un periodo relativamente corto sin complicaciones asociadas.

CONFLICTO DE INTERESES

Los autores declaran no presentar conflicto de intereses en relación con la preparación y publicación de este artículo.

ABREVIATURAS: EIAI: espina ilíaca anteroinferior.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Rossi F, Dragoni S. Acute avulsion fractures of the pelvis in adolescent competitive athletes:prevalence,location and sports distributionof 203 cases collected. Skeletal Radiol. 2001;30:127-31.
  2. Yildiz C, Aydin T, Yildiz Y, Kalyon TA, Basbozkurt M. Anterior inferior iliac spine apophyseal avulsion fracture. J South Orthop Assoc. 2003;12:38-40.
  3. El-Khoury GY, Brandser EA, Kathol MH, Tearse DS, Callaghan JJ. Imaging of muscle injuries. Skeletal Radiol. 1996;25:3-11.
  4. Lagier R, Jarret G. Apophysiolysis of the anterior inferior iliac spine. A histological, clinical and radiological study. Arch Orthop Unfallchir. 1975;83:81-9.
  5. Fernbach SK, Wilkinson RH. Avulsion injuries of thepelvis and proximal femur. Am J Roentgenol. 1981;137:581-4.
  6. Kosanovic M, Brilej D, Komadina R, Buhanec B, Pilih IA, Vlaovic M. Operative treatment of avulsion fractures of the anterior superior iliac spine according to the tension band principle. Arch Orthop Trauma Surg. 2002;122:421-3.

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.

ISSN 2174-4106  Publicación Open Acess, incluida en DOAJ, sin cargo por publicación.

Política de Privacidad | Mapa Web | Copyright 2018 Lúa Ediciones 3.0 | Contacto