Broncoscopia pediátrica: una realidad útil y segura

Autores:

Alonso Villán Ea, Álvarez Fernández Bb, Carvajal del Castillo Oc, Carabaño Aguado Id

aServicio de Pediatría. Hospital Rey Juan Carlos. Móstoles, Madrid. España.
bServicio de Pediatría. Hospital Universitario Rey Juan Carlos. Móstoles, Madrid. España.
cServicio de Pediatría. Hospital Rey Juan Carlos. Móstoles, Madrid. España.
dSección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantil. Servicio de Pediatría. Hospital Universitario 12 de Octubre. Madrid. España.

Correspondencia: E Alonso. Correo electrónico: elena.alonso@hospitalreyjuancarlos.es

Referencia para citar este artículo:

Alonso Villán E, Álvarez Fernández B, Carvajal del Castillo O, Carabaño Aguado I. Broncoscopia pediátrica: una realidad útil y segura. Rev Pediatr Aten Primaria. 2012;14:e31-e36.

Publicado en Internet: 24/09/2012

Resumen:

La situación de la broncoscopia pediátrica, gracias a la miniaturización de los fibrobroncoscopios y los esfuerzos docentes de las diferentes Unidades de Neumología Pediátrica, ha experimentado una evolución fulgurante en nuestro país en los últimos años. Sin embargo, esta técnica sigue identificándose casi exclusivamente con la extracción de cuerpos extraños por lo que en este trabajo se realiza una revisión y actualización de las aplicaciones diagnóstico-terapéuticas de la broncoscopia pediátrica.

Palabras clave: Técnicas y procedimientos diagnósticos, Broncoscopia, Seguridad del paciente.

INTRODUCCIÓN

En la década de los 80 del siglo pasado, Robert E. Wood estableció que la broncoscopia flexible, con la debida atención a las características propias del niño, y contando con los instrumentos apropiados, era un procedimiento seguro y útil en el campo de la Neumología infantil.

Los fibrobroncoscopios han experimentado una progresiva miniaturización, por lo que en la actualidad es posible abordar casi la totalidad de las vías aéreas en la mayoría de las situaciones clínicas y en todo el rango de edad pediátrica, incluido el recién nacido pretérmino.

El primer protocolo de actuación pediátrico fue publicado por la American Thoracic Society (ATS) en 1992; en Europa, el primer consenso Europeo de Fibrobroncoscopia pediátrica (ERS Task Force) aparece en 20031. Ambos regularizan todos los aspectos de la técnica: equipo, preparación, monitorización, indicaciones y contraindicaciones, sedación y anestesia tópica y complicaciones.

Sin embargo, a pesar de todo ello, la broncoscopia en la infancia sigue identificándose casi exclusivamente con la extracción de cuerpos extraños, no conociéndose muchas de sus otras posibilidades.

TIPOS DE BRONCOSCOPIOS

En la actualidad disponemos de diversos tipos y tamaños de broncoscopios, cada uno de ellos con unas ventajas (Tabla 1) respecto al otro, en función de la exploración o tratamiento que tengamos que realizar2.

Tabla 1. Ventajas de la broncoscopia rígida y flexible

Broncoscopio flexible

El fibrobroncoscopio es un instrumento flexible fabricado con haces de fibra óptica que transmiten la luz y proporcionan una imagen magnificada a través de un sistema de lentes. A diferencia del broncoscopio rígido (Tabla 2)3, no precisa anestesia general, por lo que es una técnica trasladable al exterior del área quirúrgica. Por tanto, es incorporable al conjunto de herramientas rutinarias de diagnóstico en todas las unidades de Neumología infantil.

Tabla 2. Diferencias rígido/flexible

Además de la ventaja de permitir la ventilación espontánea del niño durante el procedimiento, el broncoscopio flexible tiene una mayor capacidad de maniobra y alcance periférico que el broncoscopio rígido. No obstante, el pequeño tamaño de su canal de trabajo limita la utilización de instrumentos accesorios y con ello, nuestra capacidad terapéutica.

Broncoscopio rígido

Solo puede introducirse por vía oral, bajo anestesia general y con ventilación asistida colateral. Los broncoscopios rígidos son estructuras metálicas cilíndricas huecas (Figs. 1 y 2), de longitud entre 20 y 40 cm, que permiten la administración de oxígeno y/o gases anestésicos. Además de los accesorios terapéuticos, se introduce una lente rígida (telescopio) con la que se consigue una visión magnificada.

Figura 1. Broncoscopio rígido Karl Storlz y sus diferentes partes

Figura 2. Broncoscopio rígido Efer-Dumon y sus diferentes partes

La broncoscopia rígida supera a la flexible en las extracciones de cuerpos extraños, tratamientos de hemoptisis masivas, fístula traqueoesofágica, cirugía laríngea, manejo de lesiones estenóticas u obstructivas de la vía aérea.

En los últimos años, las diferentes unidades de Neumología pediátrica comienzan a acumular experiencia con ambos tipos de broncoscopios, e inician lo que se ha denominado broncoscopia dual. De esta forma, se unen las ventajas de ambos tipos de broncoscopios y el término fibrobroncoscopia queda sustituido por el global de broncoscopia pediátrica.

INDICACIONES DE LA BRONCOSCOPIA4

Las indicaciones para la práctica de una broncoscopia pueden ser varias: exploración de las vías aéreas, obtención de muestras biológicas y aplicación de medidas terapéuticas.

Realizaremos la exploración de las vías aéreas en el caso de:

Figura 3. Traqueomalacia como causa de estridor persistente

Practicaremos un lavado broncoalveolar para la obtención de muestras biológicas en: